The Guardian enfrenta el desplome publicitario, pero suma 200 mil lectores de pago