La corte Suprema de Gran Bretaña dictaminó que un grupo de conductores de Uber debe recibir todos los derechos laborales. En la actualidad, sus trabajadores se clasifican como autónomos, por lo que reciben una protección mínima. Sólo 25 conductores fueron parte del caso y Uber expresó que no aplicará a los 60.000 afiliados que tiene en Gran Bretaña, incluyendo 45.000 en Londres, uno de sus mercados más grandes. Se espera que pasen unos meses hasta conocer los detalles finales de la decisión.

Reuters

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *