Google gana con la estrategia de los «clics confirmados» y los editores sufren