Para dirigirse a las audiencias claves y disminuir la dependencia de los cookies de terceros, The Telegraph plantea a sus anunciantes crear bases de datos que puedan ser alimentadas en conjunto.  Este esfuerzo por encontrar formas seguras de llegar a segmentos específicos del mercado ha sido denominado The Telegraph Unity. Se traduce en que el editor y los anunciantes carguen sus datos por separado a una especie de “búnker”, para luego usarlos de forma estratégica en la orientación de los anuncios.

Digiday

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *