españa

Cuando la industria publicitaria comienza a recuperarse del desplome de inversión generado por la pandemia, el gobierno de España evalúa un proyecto de ley para prohibir la publicidad de golosinas y bebidas, con alto contenido de azúcares y grasas, dirigida a niños.

No se podrá hacer publicidad de galletas, chocolate, jugos azucarados, helados, entre otros. Los frutos secos, bebidas lácteas, cereales, alimentos preparados podrían estar en anuncios publicitarios; pero siempre que cumplan con los límites de azúcar y sodio establecidos por la Organización Mundial de la Salud.

Además, no se permitirá usar la figura de padres, maestros, deportistas, artistas o influencers.  El Ministerio de Consumo de España establece las características que determinan que el anuncio está orientado al público infantil.

Los anunciantes consideran que es una medida “sorprendente e injustificada”. La industria cuenta con el Código PAOS, que supone una “respuesta equilibrada a las necesidades regulatorias de la publicidad de alimentos y bebidas dirigida a menores”, aseguran. 

Fuente: Dircomfidencial